Google olvida su lema

La galaxia de Google es amplia. Una galaxia que gira alrededor de una gran estrella, el omnipresente e infranqueable buscador Google que ha dado bajo su influencia diferentes sistemas planetarios de mayor o menor escala: Google Maps, Google Noticias, Gmail, AdSense, AdWords…

Otros planetas del universo de Internet estuvieron a punto de caer bajo su sombra. En el 2003 la red social Friendster rechazó ser comprada por Google, considerando la negativa  de sus gestores como uno de los grandes errores empresariales de esa década. Siete años mas tarde Facebook compro por sólo 40 millones las patentes de redes sociales de Friendster. Algunos planetas si que cayeron bajo su influencia gracias a su inmensa chequera de dólares, en 2006 YouTube cambio de manos por la friolera cantidad de 1.300 millones de euros.

La técnica de Google es fácil: crea nuevas lineas de negocio o directamente las compra a sus desarrolladores. Las compras se han ido dando con mayor intensidad en los últimos cinco años, presionado por sus competidores en un mercado más maduro. Google ha copiado y mejorado muchos servicios que ofrecían sus competidores, si no se dejaban comprar por la chequera de Google.

En los últimos años ha eliminado casi setenta aplicaciones, en su segunda limpieza de primavera “spring cleaning” de este año, cabe destacar la eliminación de 611x458Google Reader de su portafolio. La razón esgrimida es: su uso ha decaído. Cuando una app de Google no da los resultado esperados o se ha quedado desfasada, la elimina. Tiene demasiados frentes abiertos y se quiere centrar en aquellos servicios que le reportan beneficios a su cuenta de resultados.

Es lícito por parte de Google centrarse en aquellas líneas de negocio más beneficiosas para ella pero se olvida que su comportamiento puede disgustar a ese porcentaje de internautas que utilizaban su servicio desde el año 2005. Esta vez es diferente, ha tocado a un grupo de personas que son “creadoras de contenido”: personas que crean y aportan contenidos en la red, personas que viven Internet de una forma más adicta e intensa que la gran mayoría de internautas.

Google ha dejado un mal sabor de boca a ese grupo de personas “creadoras”. Alguien sustituirá el hueco que dejara Google Reader,  hay una necesidad que cubrir. Es una nueva oportunidad para viejos y nuevos proyectos relacionados con el RSS.

El pecado de Facebook

Hace un par de días nos encontrábamos en la prensa titulares “Tus ‘me gusta‘ en Facebook pueden predecir cómo eres”,”Dime tus ‘Me gusta‘ de Facebook y te diré quién eres” situándose en la portada de algunos medios de comunicación online.

Un grupo de investigadores británicos del Centro deEl símbolo de Me gusta de Facebook Psicometría de la Universidad de Cambridge han desarrollado un “algoritmo/modelo matemático” que  predice con una alta tasa de acierto la raza, la ideología o la orientación sexual del usuario de la red social a través de los famosos “Me gusta”.

¿Alguien se ha sorprendido?

Pensemos friamente, las redes sociales (Facebook/Instagram/Twitter/Tuenti/LinkedIn…) se han convertido en una extensión de nuestra vida. Subimos comentarios, fotos, seguimos empresas, grupos musicales que nos gustan o escribimos nuestro currículum vitae en nuestro perfil de usuario. Quedando todo registrado en nuestro “historial policial digitalizado”.

A veces creo que que padecemos una especie de exhibicionismo de lo que hacemos, pensamos y sentimos.  Con una necesidad de expresar espontáneamente y excesiva lo que nos importa o pasa (mi caso al escribir este blog).

Facebook es el muro ideal de expresarnos; el caso de Twitter es mucho más llamativo, tiene una comunidad de usuarios más “instantánea“. ¿El próximo algoritmo vendrá de la mano de Twitter?

Con el supuesto algoritmo,desarollado a través de la ciencia social computacional que se encarga de extraer información personal de las redes sociales,se busca poder realizar una mayor segmentación del los usuarios de los medios sociales y poder realizar una campaña publicitaria con mayor afinidad al público que deseamos cautivar. Los medios sociales contienen un gran arsenal de datos personales, que nosotros mismos hemos ido facilitando progresivamente con el paso del tiempo. Una base de datos actualizados que hemos ido entregando gratuitamente y sin percatarnos que lo haciamos. Información muy valiosa para los anunciantes y empresas.

Cuantas veces hemos visto un perfil de un amigo de un amigo que lo conocemos, hemos ido curioseando las públicaciones que sigue y hemos podido presuponer sus gustos deportivos, musicales, ideología politica, sensibilidad medioambiental o su orientación sexual.

Este algoritmo es un paso más a una mayor segmentación de una la gran  comunidad de usuarios de Facebook, el valor económico de los medios sociales es el poder personalizar cada pantalla de ordenador o movil con anuncios ultrapersonalizados a sus usuarios.