¿Réquiem por la prensa online?

Muchas veces me encuentro que en la Web 2.0. todos los internautas pueden ser periodistas. ¿Es cierto?

No nos equivoquemos, todos podemos ser una fuente o participe de una noticia pero eso no implica que seamos periodistas. Podemos publicarla, bloguearla, comentarla, subir un video-denuncia a YouTube… Todas estas acciones pueden auto-engañarnos de que somos y actuamos como periodistas: comentando y subiendo información de nuestro alrededor.  Hacer esto y ser periodista son dos cosas diferentes. Me viene a la cabeza como si yo me auto-engañara diciendo que soy médico sólo por decir a mis amigos lo que pueden tomarse para un resfriado o faringitis. ¿Eso me convierte en médico?

Respecto a la proliferación de periódicos ciudadanos/colaborativos Un periódico con unas gafas y una taza de cafeonline o blogs siempre me recuerda a la Francia prerevolucionaria con la explosión de libelos/panfletos. Entiendo que estas palabras tengan una carga semántica negativa y hablamos de dos épocas distintas separadas por un par de siglos.

Todo ese “nuevo periodismo” que algunos “gurús” han gritado a los cuatro vientos de que cada internauta puede ser periodista es para mí una simple falacia. Todo ese “nuevo periodismo” cumple los requisitos de los libelos/panfletos de la época francesa: fácil impresión, bajo coste y rápida distribución. ¿Dónde queda la reflexión?, ¿contrastar fuentes?, ¿investigar?…  Quizás debamos buscar una palabra que no sea periodista para poder definir a  todas aquellas personas que hacen ese “nuevo periodismo”.

En noviembre del 2002 la versión online de El País, periódico no deportivo de mayor difusión en España, dejaba de ser gratuito. Tres años más tarde, dieron marcha atrás a esa decisión empresarial. Pero durante ese tiempo, un servidor, estuvo pagando religiosamente la suscripción por ese contenido que valoro. Se tiende a pagar por calidad  y aprecio a  una marca o estilo  periodístico. Podría comprar una suscripción por solidaridad con el medio  (tendencia en alza en algunos medios minoritarios) como podría sucederme  respecto a eldiario.es.

La prensa no morirá. Se adaptara a la nueva situación que le ha tocado vivir. No sé cómo lo hará pero lo debe hacer, es un contrapoder con sus intereses pero un contrapoder. Lo que sí puedo decir es que va vamos hacia dos clases de prensa online: prensa gratuita y prensa paywall. Una prensa más generalista/sensacionalista y otra más especializada/reflexiva.

Todos sabemos que Internet puede cambiar las reglas del juego de un momento a otro… Debemos estar preparados.